Problemas de fondo

Ayer un chico me mandó un comentario a mi anterior post, en que critiqué la muerte de los dos leones en el Zoológico Metropolitano. En este comentario me preguntaba en tono bastante directo, si no me daba también pena también el niño esquizofrénico que se había lanzado a la jaula de los leones. Le respondí, pero quisiera abordar este tema, ya que me parece importante.

En efecto, he sabido que se estaba haciendo una evaluación psiquiátrica del joven que saltó a la jaula de los leones. No he leído que sea esquizofrénico, pero si lo es, en serio lo siento mucho. No soy ajena al mundo de las enfermedades mentales. Me ha tocado conocer mucha gente con problemas graves y es un drama, primero porque las isapres tratan de no cubrirte NADA de lo que necesitas para estar sano (y que es harto caro), por lo cual muchas veces hay gente mal medicada, lo cual puede generar situaciones como la del chico que se lanzó a la jaula de los leones (suponiendo que en efecto sí es esquizofrénico).

Más encima, el reconocer que tienes una enfermedad mental con el fin de conseguir ayuda, te traer el yugo castigador de la sociedad. Nadie quiere contratar a alguien con enfermedades mentales, por ejemplo. Nadie los quiere cerca, porque se asume que serán “un cacho”. Y ese grave y cruel error de nuestra sociedad hace que esta gente esté más sola y más desprotegida, con menos posibilidades de pelear por sus derechos porque temen lo que puede pasar si el mundo sabe que tienen un problema. Lo temen hasta que un día explotan y en vez de haberse tratado de forma sistémica, necesitan internarse y terminan con una cuenta del porte del Everest. Y nadie los ayuda.

Cuando hablé de la muerte de los leones y la critiqué en facebook, me equivoqué al decir que por culpa de “un idiota” estos dos leones habían muerto. Me equivoqué porque no sabía la historia de esa persona y dije la palabra idiota. Me disculpo.

Dicho esto, no creo haberme equivocado al criticar que el chico que se tiró a la jaula, sea cual sea su situación, tuvo MUCHO tiempo sin que nadie se diera cuenta de lo que estaba haciendo. El zoológico se ha defendido diciendo que tienen protocolos, que son un centro de rehabilitación y demás que es verdad, pero no pueden negar que en la situación que pasó el sábado faltó seguridad. Si alguien se hubiera dado cuenta de lo que este joven iba a hacer, todo esto se podría haber evitado. Quizás podrían haber usado dardos tranquilizantes o quizás podrían haber detenido al sujeto antes de que se tirara a la jaula.

Yo no odio a los zoológicos. Pero creo que el Metropolitano ha tenido hartas fallas en el último tiempo y es necesaria (o más bien, urgente) una revisión.

La idea de estos post no es que peleemos, ni que odiemos al zoológico ni al chiquillo que se lanzó a la jaula, porque el odio sólo genera más odio. Y eso no es constructivo. No nos lleva a mejorar nada.

Ojalá de todas las reflexiones que han salido de esta situación nos unamos en construir un mundo más amable no sólo para los animales, sino que para todos. La idea es que de todas las reflexiones que salgan lleguemos a la acción y en efecto, hagamos algo por mejorar las cosas. A nadie le gusta ser el objeto de las críticas, pero es necesario escucharlas para mejorar.

Mis mejores deseos para todos.

N.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s