PUAJ! Mi perro tiene una verruga


Hace unas tres semanas descubrí un grano blanco en medio de la lengua de mi cachorro. Se veía bastante fea: blanca, rugosa, redondida… PUAJ. Así que lo llevé al veterinario, pero sin antes (obvio) chequear todo lo que encontré en Internet respecto a verrugas. Y claramente me topé con casos de perros que habían muerto por verrugas porque se habían tumorizado (!!!)y entré un poco en pánico.

Por suerte, llevé a Toto al veterinario y me dijeron, primero, que sí, esto era una verruga pero no tenía ningún aspecto maligno (uf!), y quela razón de que hubiera salido probablemente era una baja de defensas, ya que los perros jóvenes aún no tienen 100% formada su inmunidad.Así mismo, le pasa a los perros viejos, por lo mismo y es muy raro en perros adultos, de edad “media”.Con esta información, me dijeron que lo primero que había que hacer era subir la inmunidad de Toto, así que lo dejaron con vitaminas y cosas así. 

Dado el susto que pasé, quería compartir algo de la información que me dieron los doctores (sí, confieso: lo llevé a más de uno.Soy una madre aprensiva) ante el “tema verruga”, para que no se asusten si a sus perros les sale una:

  • Los lugares más comunes para que a un perro les salgan verrugas son alrededor de la boca, y a veces la lengua.
  • Las víctimas más comunes de las verrugas son los cachorros, perros jóvenes y perros abuelos (más de 7 años), por que los primeros no han formado bien su inmunidad, y los otros la tienen disminuida.
  • Dado esto, el mantener bien nutrido y sano a tu perro es una buena forma de crearle inmunidad y evitar esto.
  • Pero eso no es todo: el estrés también puede bajarle a las defensas (igual que a las personas, en todo caso). Así que trata de “relajar” a tu perro. Paséalo regularmente, juega con él, déjalo olfatear (por alguna razón eso los relaja), deja que haga amigos perrunos y hazlo sentir querido.
  • La mayoría de las verrugas son reconocibles a simple vista para los veterinarios y si tienen dudas de qué es o si se ve fea, le hacen exámenes, los cuales son usualmente biopsias. Hay algunas verrugas que sí pueden convertirse en cancerígenas, pero eso no es el común de los casos y es algo que tiene que evaluarlo un veterinario.

Bueno, ¿y qué fue el tratamiento de Toto para su verruga? ( que aún no se cae, por cierto, porque se demoran en morir:

  1. Primero le dieron inmunopet para reforzar su inmunidad y Omega 3.
  2. Cuando eso no funcionó, le dieron Invermic en gotas (un antiparasitario en gotas, como el que se le da a los cachorros), vitamina C y ¡Chamitos! (jaja, quien lo diría). Le tengo que dar medio chamito todos los días.

Bueno, espero que esta información les haya servido y les mando un gran abrazo.

Saludos,

N.

Anuncios

Acciones y consecuencias

184792_4_583b49ce6303f
Éste es Torombolo, el perrito agredido por el Carabinero Duprat ¿Quién es el animal acá, perdón? PD: Carabineros justificó a Duprat diciendo que Torombolo lo atacó….Cierto que se ve FEROZ el perro.

Mi papá no es un hombre ni un papá perfecto, pero hay algo que me enseñó cuando chica que valoro mucho hasta el día de hoy. Eso es que técnicamente uno puede hacer lo que quiera, pero que, una vez hechas esas cosas, uno debe ser suficientemente adulto para asumir las consecuencias.

De esta forma,si uno, por ejemplo, decide pegarle a su mejor amigo porque se enojó, o decide romper la ley, debe ser lo suficientemente adulto y responsable para aceptar las consecuencias que esas acciones conllevan. Y así, como uno sabe que hay acciones que pueden traer malas consecuencias, uno se frena no sólo por uno mismo, sino que por civilidad, respeto y compasión por el resto.

Hoy desperté y vi que 70% de mis contactos de facebook estaban denunciando el lumazo que un carabinero le pegó brutalmente a un perrito llamado Torombolo en Arica. Juro que me impactó tanto que tomé a Toto y lloré de pena, rabia y miedo de que alguien se sienta con el poder de hacerle daño así a un animalito. Y más rabia me dio que después, en vez de pedir perdón, Carabineros le dio un espaldarazo a este carabinero de apellido Duprat, diciendo que el perro lo había atacado y por eso reaccionó de esa forma.

¿En serio, Carabineros? Pues déjenme decirles que hoy les perdí gran parte del respeto que les tenía. Yo pensaba que eran mejores. Incluso hubo veces en que los defendí porque cuando veía que se defendían en protestas estudiantiles, porque mucho tiempo trabajé en una zona en que vi muchas protestas y vi cómo los agredían. Pero hoy veo a lo que se refieren las personas que alegan contra ustedes. A su uso de poder indiscriminado, a su uso de fuerza desmedida, hoy usada contra un ser indefenso que no tiene los mismos medios que una persona para defenderse. Y más encima, lo justifican. Si uno la caga, lo mínimo que debe hacer es reconocerlo y pedir perdón, incluso si es necesario hacerlo mil y una veces. Pero no. No lo hacen. Y por eso, hoy me dan vergüenza.

Las acciones tienen consecuencias. Y espero que al carabinero Duprat le llegue su castigo. Sino, cada vez más gente va a perder el respeto, igual que yo, hacia la institución que se supone que debe cuidarnos.

A Torombolo y su dueña, un abrazo a la distancia y mucha fuerza, aunque lo más probable es que nunca lea esto. Pero vi sus lágrimas en el video y lloré con ella. Entiendo demasiado su dolor, su rabia. Y quiero decirle que no está sola.

N.

Los animales como una “cosa”

image

Hoy estoy sinceramente de duelo. La muerte de esos dos leones en el zoológico metropolitano en verdad me ha dado mucha tristeza y rabia, especialmente por las circunstancias en que sucedió. Pero no es lo único. Esos animales no vivían una buena vida en ese zoológico. De hecho, ¿por qué tenían que estar en un zoológico (chico y en malas condiciones, más encima) para empezar? ¿Por qué nosotros, los humanos, podemos decidir sobre ellos y su destino para toda la vida?

Hace un tiempo escribí un post en que me preguntaba por qué creemos que la vida humana es más importante que la de los animales. Hoy me lo pregunto más que nunca.
Hoy en nuestra constitución se considera a los animales como “bienes muebles”, osea, son cosas. De propiedad privada. Por eso yo soy “dueña” de mi perro, por ejemplo. Por eso puedo venderlo a él o sus cachorros si quiero. Por eso no se considera a los animales como seres capaces de sentir alegría, dolor, tristeza y con ello ser dignos de un trato igualitario. Es algo que podría llamar inhumano, pero hasta la palabra está mal, porque habla solo de nuestra raza. Debería decirse que es “inanimal”. O indigno, para no sonar tonta inventando palabras.

Sí, los animales son seres distintos a un humano. Pero no por eso son menos importantes.

Hay una campaña que están haciendo varias organizaciones animalistas que se llama #nosonmuebles, donde apelan a este problema y piden un cambio de ley. Apoyémosla. Tiene todo el sentido del mundo. Un animal no es igual a una cartera o un sillón de nuestra casa. No es una cosa. Dejémos de tratar como cosas a los animales!

Los animales NO SON COSAS. Sienten. Piensan. Merecen nuestro respeto. Rechacemos la violencia contra los animales, así como rechazamos la contra las personas.

Hoy me despido en serio con mucha pena, porque nosotros, los humanos, estamos transformando este mundo en una porquería y el resto de las especies no tiene la culpa. Sinceramente espero que no solo esos dos leones, sino que todos los animales y personas que han partido y sufrido producto de las consecuencias de decisiones idiotas de algunos encuentren la paz.

Saludos.

N.

NUEVA ACTUALIZACIÓN: REX DE NUEVO EN BUSCA DE UN HOGAR!

Pues, que quieren que les diga. La gente es como las weas. REGLA NUMERO 1 AL ADOPTAR UN ANIMAL: NO ES OPCIÓN DEVOLVERLO. Lamentablemente hay gente que cree que sí lo es. Así que nuevamente le andamos buscando casa a Rex.

Es un perrito de dos años regalón y tierno (operado y desparasitado), busca una familia que lo adopte. Tamaño mediano- grande, lo conocimos en Plaza Ñuñoa e incluso jugó con el enano de Totoro (sin intentar comerlo). ES UN ENCANTO DE PERRO.

Para más información, puede llamar al 9 83574912. Lo podemos ir dejar a alguna comuna del Gran Santiago.

rex

Capas impermeables!

Hemos traido capas impermeables para perros desde la talla XS (como para un yorkie) a la L (como un labrador). Son de tela softshell por fuera y polar por dentro.

Aquí algunas fotos:

image
Capa talla S $13.000 (también disponible en azul)
image
Capa talla M $15.000 (también disponible en rojo y azul)
image
Capa talla L $18.000 (también disponible en rojo y rosado)

Soltar a los perros

Hace un tiempo, con mi marido y Totoro nos reunimos con un grupo de dueños de perros de Ñuñoa que se juntan frente a la municipalidad, juntan a los perritos para que socialicen, y, claro, ellos socializan también. La mayoría suelta a sus perros…menos yo.

-Oye, ¿y cuándo vas a soltar a Totito?- me preguntaron un día.

-¡¡¡¿Soltarlo?!!! es que es tan chiquitito…- pregunté con cara de horror, mientras pensaba “¿y si lo atropellan? ¡¿y si se lo roban?!”.

-Igual deberías considerarlo, para que aprenda a volver- me dijeron- ¿a tu otro perro no lo soltaste nunca?-.

Vino a mi cabeza la primera vez que solté al Tommy. Y no fue intencional.

Yo me encontraba paseándolo a él y a su hijo, Lucas (el perro de mis hermanos) ¡y el par de guatones me botaron!…. y en la caída, se me soltaron. Yo grité “¡mis perros!”, pero ellos ya habían vuelto a lamerme la cara. Supongo que se sintieron culpables por botarme (o querían asegurarse de que estuviera bien muerta para comerme jajja…broma).

Empecé a hacer la cuenta y eso fue cuando el Lucas tenía como 2 años, por ende Tommy tenía como…6. Recién lo había soltado a los 6 años. Y la verdad es que no lo volví a soltar, excepto en parques cerrados.

Igual me hizo algo de sentido lo que me dijeron. Recuerdo que una vez Tommy se perdió (antes del espisodio de que lo soltara),  porque nos acabábamos de cambiar de casa (y de país!) y un maestro que estaba haciendo unos arreglos dejó la puerta abierta. Casi lo mato. El pobre Tommy estuvo perdido casi tres días y yo lo único que pensaba era que un auto debía haberlo atropellado, porque no sabía cruzar ni la calle solo. Por suerte, lo encontramos (o más bien una señora lo encontró y vió uno de mis carteles de búsqueda).

Así que decidí que voy a enseñarle a caminar solo a Totoro, y  a cruzar la calle. Pero de a poco y a mi manera. Nica lo voy a soltar así no más o en cualquier lado. Por ahora, aprendió a salir del departamento suelto conmigo a hacer algo corto (como botar la basura) y volver sin huir. El otro día lo soltamos un poco en un área cerrada del parque araucano, aunque no duró mucho. Y así iré avanzando. Lento pero seguro, por la seguridad de Totoro… y mi paz mental, porque tengo que reconocer que cada vez que lo suelto tengo un pequeño ataque nervioso jajaja

Ustedes ¿sueltan a sus perros?

Saludos!

 

N.